Comercializando tu IDEA

Punto de Partida

Para poner en marcha la comercialización de su idea, siga estos sencillos pasos:

1. Dibuje su invento. No espere que la gente entienda bien su idea con una descripción oral.

2. Elabore el esbozo de un anuncio que explique claramente por qué la gente comprará su idea.

3. Decida qué tipo de personas puede ayudarle a vender la idea: representantes de ventas de fabricantes, propietarios de ferreterías, distribuidores de utensilios de cocina y otros participantes del mercado en el cual desee introducirse.

4. Utilice su red personal de contactos para encontrar personas en esta posición: conocidos en la iglesia, padres de familia o maestros en la escuela de sus hijos, padres de otros niños en el equipo de fútbol, colegas de su esposo y amigos. . . todos son fuentes potenciales de ayuda. Hable con esas personas y pregúnteles si conocen, por ejemplo, a propietarios de ferreterías o a distribuidores de productos de cocina. Si no es así, pregúnteles si conocen a alguien que pudiera conocerlos. Preguntando entre todos sus conocidos encontrará por lo menos diez personas.

5. Pregunte a esos contactos si podrían dedicar entre diez y 15 minutos para estudiar su idea. Si usted mismo desea comercializar su idea, pregúnteles si creen que su idea venderá y qué pasos le recomiendan seguir. Si desea dar en licencia su producto, pregunte a quienes les agrade su idea se interesarían en asociarse con usted.

Si su producto es tan innovador como dice, encontrará personas en el ramo que estarán muy dispuestas a ayudarlo. Por supuesto, todo eso requiere trabajo de su parte, pero la realidad es que cualquiera puede lanzar un producto al mercado -tenga o no el dinero para hacerlo- siempre y cuando sea tenaz y esté dispuesto a promover su idea hasta lograrlo.